M.A.S.

Cuando decía que debía haber sido corresponsal de guerra, lo decía de verdad, lo soñaba cada día. Pero un día por sorpresa, justo a continuación de mi particular camino de adoquines, me encontré con un puente, un cambio de dirección, una escalera, un acceso por detrás, una liana, una sábana anudada al dosel de mi cama que llegaba al jardín… me encontré con un desvío que dependiendo del día lo imagino como una nube rosa teletransportadora o como un puente peligroso sobre un precipicio. Y ese desvío aterrizó con nombre y apellidos y, para más datos, compartiendo al cincuenta por ciento los míos.
Y desde entonces pienso que mi camino no consiste en soñar sino en dar los pasos que día a día me llevan de la cama al deber y del deber siempre a sus brazos. Y sueño, despierta y dormida, con que sus sueños son también los míos y con que esos sean los que se cumplan en la vida, porque así mi vida, será mi sueño.

Posted in Capitán de navío, Relatos ciertos e inciertos, Sopresas, Victorias | Leave a comment

Sin respuesta

Ni la mañana fría llena de sol ha podido con el ansia de correr hacia delante. Las preguntas reprimidas durante semanas golpean desde dentro haciendo vibrar el candado metálico que las detiene inseguro. ¿Qué vinimos a hacer aquí? ¿Qué llave perdimos entre las olas de acero y los truenos de claxon? Y de nuevo la misma impresión de muchos meses atrás, de muchos amaneceres inconscientes. Entonces recuerdo su roce suave y pienso que es lo mejor que tenemos y que mientras sea así, seremos felices aunque dejemos tareas en el camino.

Posted in Bombardeos | 1 Comment

Esperanzas


La sangre navarra ha coincidido esta mañana para pasar un buen rato en un ambiente descorazonador. Porque la vida da muchas vueltas y un minuto no es nada pero puede cambiarte la vida. A María, para que se recupere, le mando toda la energía que el tanque ruso tiene en sus cañones.

Posted in Condecoraciones, Uncategorized | Leave a comment

Siempre al Norte

Porque al Norte siempre encontré la calidez que me hacía falta.
Nothern Sky – Nick Drake

Posted in Capitán de navío, Condecoraciones | Leave a comment

De Cadiz a El Puerto

Abro una página en blanco y aparecen, como en un diario perdido, millones de ideas sin timón que navegan con el vaporcito del puerto y luchan desordenadas en venganza de personas desaparecidas.
Pero el texto que leí ayer, despedida del barquito de millones de travesías iguales, merece el reconocimiento que sin duda apreciarán los paisanos del marinero sin vela ni voluntad. Y como nunca podría hacerlo mejor, dejo aquí a Nadando con Chocos.
Y se hizo arrecife

Posted in Condecoraciones, Uncategorized | Leave a comment

Crecimiento

La expectativa del regreso la hacía tan feliz que se olvidaba de respirar. Mientras miraba el reloj constantemente y aguantaba el aliento intentando imaginar con el recuerdo, sintió el olor de casa. Dejó el ordenador para dibujar la historia que estaba por venir y con esa imagen se dio cuenta de que se hacía mayor pacíficamente, sin dolor. Después de toda una vida resistiéndose a los cambios, entendió que se había estado preparando para la época que estaba viviendo y que lo mejor estaba por venir.

Posted in Relatos ciertos e inciertos | Tagged | 1 Comment

Coronado

Esta mañana me he levantado con mal sabor de boca. Con resaca de tabaco y sensación de mal fario. Me he levantado sola pero acompañada por su sombra a los pies de mi cama. La aparición, con la sonrisa en los labios, yo con lágrimas en la punta de las pestañas. Un poco más sola, querida desde más lejos y observada desde tan cerca que me rozaba la nariz.
Esta tarde hará un año que estaba con amigos, con mi suegra que no era mi suegra y mi marido que no era mi marido. Y hará un año que la mala noticia, rompió las risas de los chistes familiares. A la hora del rosario, acompañado de todos, dormía por fin.
Esta mañana he visto de nuevo su sonrisa completa que de feliz, emociona y he cambiado de sentimiento a la alegría melancólica por el recuerdo de la clarividencia de un santo.

Posted in Condecoraciones | Leave a comment

Regalitos para todos

Si tuviera una muñeca, un coche, una bolsa de caramelos, un G-Jo, un osito de peluche o de trapo olvidado, un juego de té, unos trozos de plastilina, algunos collares de cuentas colores, unas horquillas rojas para el pelo, muchas estrellas de purpurina, un par de zapatitos de tacón con lunares, un reloj de flick-flack, unos playmobil, un neceser de la Senorita Pepis, un Andy, un Woody o un Buz Lightyear… Si tuviera todo eso, mucho más o mucho menos, lo metería en miles de cajas de zapatos, las forraría con papel de regalo, les pondría un lazo enorme y una tarjetita pequeña para identificar el sexo y la edad del destinatario. Y entonces lo llevaría a cualquier tienda Imaginarium entre el 1 y el 14 de noviembre. Y si no lo tuviera, lo buscaría, y así jugaría a ser los Reyes Magos, Papa Nöel o incluso, el Niño Jesús, en un mucho atreverme, mientras imagino-imaginarium la carita de todos esos niños que tendrán una alegría esta Navidad.

(A los poquitos que caben en este tanque y comparten este espacio ínfimo, por favor, difundid esta misión si estáis conmigo)

Posted in Misiones | Leave a comment

Había que contarlo

Hay semanas en las que, a domingo, veo un espectro borroso sobre el lunes en el calendario. Y siempre ese fantasma se hace corpóreo en forma de trabajo. Las relaciones personales, el tiempo libre e incluso, la climatología, se ven afectados por la neblina que traen las circunstancias y yo me vuelvo a preguntar si lo que quería en la vida era ser asesora fiscal. Entonces imagino que me gusta escribir y viajar e imagino que escribo novelas históricas, relatos inciertos y cuentos para niños. Y vuelvo a pensar en si habré equivocado mi camino.
El torbellino superficial del que se envuelven las relaciones en este trabajo acaba por asquearme de tal manera que, cuando vivo semanas como esta, ni el endurecimiento habitual convertido en mi escudo de armas, puede combatir la arcada de desprecio que me produce el trapicheo de dinero de quien maneja la caja. Entonces pienso en si el cambio de vida que posiblemente se avecine, sería un buen momento para replantéame el futuro y en si tendré valor para empezar de cero. Y lo siento, pero tenía que contarlo.

Dalí

Posted in Bombardeos, Misiones, Secretos de Estado | 1 Comment

El consuelo

Porque estar enfermo a solas es estar solo en mayor medida: una canción de cuna, una mano en la frente y muchos mimos.

Posted in Misiones | 2 Comments