Porque sí importa

Hay días en los que me siento delante del ordenador, comienzo a teclear y sin más me quedo en blanco. Sé lo que quiero decir y cómo hacerlo, pero entonces pienso en el motivo de tener un blog, la razón de que quiera contar mi vida, escribir cuentos, inventar verdades y describir mentiras de carrerilla y pienso qué relevancia tendrá lo que escribo, si es que tiene alguna y qué pinto jugando a escritora. Y al final las historias se quedan dentro y paso días abriendo Internet, releyendo lo mío y lo de los demás, hasta que la crisis se marcha para volver un tiempo después.

Ayer y hoy han sido así hasta que, a las cuatro de la tarde, me he subido en el autobús. A mi lado un papel pegado al cristal, una poesía que definía la mentira. Al otro, el texto que ha hecho que cambie de opinión, la primera página de Cien Años de Soledad. Hace cinco años empecé a leerlo y durante un par de días no pude pasar de la primera frase, como si su impacto me diera miedo. Hasta ahora, le he dado cuatro vueltas enteras y sigo sin poder construir el árbol genealógico.

Soy consciente de mis limitaciones y nunca podré escribir algo tan magnífico, aunque tampoco lo pretenda. En mi escala, conseguir que alguien entienda que el cuento está basado en él y se emocione como yo lo hago, es el Nobel de Literatura. He descubierto que es posible que no tenga ninguna relevancia, pero se ha convertido en mi ilusión y a mí sí que me importa.

This entry was posted in Secretos de Estado. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>