24 horas en casa

Por un día vuelvo a casa, con Javi, con Almu, sin Max. Vuelvo a mi ciudad, a su olor y a la amistad de Patricia y María. Vuelvo a casa y tengo paz.

This entry was posted in Misiones, Secretos de Estado, Sopresas. Bookmark the permalink.