De paseo

Cuando el teléfono suena y mis compañeros hablan hasta la saciedad, me aíslo un ratito para concentrarme. Entre números y jurisprudencias suenan las bandurrias y me voy de paseo a París. Llueve. El Sacré Coeur me toma el pelo con sus miles de escaleras y el señor del acordeon, siempre a su lado, posa y sonríe ante las cámaras turistas. Antes de volver, un pintor de Montmartre me vende un dibujo de la Basílica a carboncillo .

Esta tarde sucede lo contrario, todo está en calma pero la música también me ha llevado de paseo.

Dos de los tres hombres de mi vida tocan la bandurria, supongo que algo tendrá que ver. El tercero prefiere la guitarra, también me sirve.

This entry was posted in Misiones, Secretos de Estado. Bookmark the permalink.

988 Responses to De paseo

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>