Amores ocultos

Ni los meses acompañados de ideas de amor, ni los cuentos que guardo en el estómago, ni siquiera la emoción de los encierros que me mantuvo con la mejilla pegada al televisor consiguió atarme de nuevo las manos al teclado. La terapia, muchas veces necesaria, de inventar relatos ciertos se instaló en esa parte del cerebro que consigue que los niños tengan manía a la coliflor. Sin más, la cabeza se relajó un día y la inconstancia suprimió las ganas de escribir, aunque algo desde la nuca me enviara de vez en cuando a leer cuentos pasados.
Sin embargo la literatura, que utilizo como antibiótico contra las pesadillas de sudor nocturno, me ha traído de nuevo hasta aquí. Un libro engullido en menos de veinticuatro horas y otro que no me atrevo a terminar, con mucho en común pese a la distancia, han despertado mis amores ocultos.
Dos corresponsales, narradores y protagonistas de guerra, han revivido mi deseo dormido de viajar y contar. Las bombas de Sarajevo y un tanque ruso providencial abandonado en Eritrea en las últimas páginas de un libro de imposible cierre definitivo, me han llevado de nuevo a la nostalgia de la escritura y a la duda antigua del camino correcto. Nunca sabré dejarlo todo para llevar una vida bohemia en ninguna parte, pero cada temporada, un nuevo T-72 abandonado me traerá al recuerdo de África y al ansia de volver para quedarme. Hasta ahora ha ganado la parte común, pero la visión de las puestas de sol africanas no descansará de golpearme desde dentro para que la pasión de la tierra y la escritura me saquen una tarjeta de embarque sin vuelta en una avioneta copilotada por mi corresponsal.

This entry was posted in Derrotas, Misiones. Bookmark the permalink.

3 Responses to Amores ocultos

  1. chapu says:

    El tanque arranca de nuevo!!!! BRRRRmmMMMM

  2. HArendt says:

    Me alegra tu vuelta, Elena. Y aunque te leo con retraso, aprovecho para felicitarte por tu Santo.
    Un beso grande desde las Canarias (tambin sto es frica, aunque algunos se resistan a aceptarlo…)

  3. elenita says:

    Muchas gracias a los dos, as da siempre gusto volver. Y muchas gracias por la felicitacin de mi santo!
    BSS

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>