¿Qué es esto? Desde esta página puedes compartir y guardar Mi momento en tu Marcador Social preferido, o enviarlo vía E-mail a tus Contactos.

Webs Sociales

E-mail

E-mail
23 September 2008

Mi momento

Publicado en: Victorias

En contra de la opinión popular, no he estado disfrutando en exclusiva de las buenas nuevas, que también, sino meditando sobre los acontecimientos.
Cuando las malas noticias comenzaron a jarrear persistentes y la vida empezó a elevarse, poco a poco, en una cuesta como la típica subida al Tourmalet, me tuve que retirar. Sin buscarlo me aburrí de contar penas, de tener sólo un momento de paz al día y de querer suicidar al teléfono cien veces por minuto. Pero hay un momento, media hora que se repite todas las mañanas, que me hace feliz.
Cuando acabo de vestirme y siento que no se ha definido el humor con el que afrontaré el día, aprovecho la ocasión y corro a desayunar a “mi bar” (por eso de hacer mío todo lo que me gusta). Los vasos y platos chocan sin parar, los camareros recitan la lista de los Reyes Godos convertidos en tostadas, medias tostadas y cafés en todas sus combinaciones y entonces me siento en un taburete. Parece que se silenciara el mundo. Sin preguntar me sirven el desayuno, me dejan un periódico y en esos diez minutos, me parece que el momento no se pudiera mejorar. Pero la mañana todos los días me sorprende y todos los días me hace recorrer el mismo camino hasta la parada de las bicis. Y cuando me monto en una y empiezo a pedalear siempre pienso en lo mucho que acabo de mejorar el momento. Pero entonces tengo que pasar por la Plaza de España y me doy cuenta de que puedo ser feliz. Algo tiene ese camino que oxigena y cepilla el pelo de malos pensamientos. Y si en ese momento, tengo la suerte de encontrarme con un coche de caballos en camino y adelantarlo, la alegría es completa y me pasaré el día de mejor humor, con más energía, y pensando, como una niña, “ESTA MAÑANA HE ADELANTADO A UN CABALLO”.


Volver a: Mi momento