De Cadiz a El Puerto

Abro una página en blanco y aparecen, como en un diario perdido, millones de ideas sin timón que navegan con el vaporcito del puerto y luchan desordenadas en venganza de personas desaparecidas.
Pero el texto que leí ayer, despedida del barquito de millones de travesías iguales, merece el reconocimiento que sin duda apreciarán los paisanos del marinero sin vela ni voluntad. Y como nunca podría hacerlo mejor, dejo aquí a Nadando con Chocos.
Y se hizo arrecife

This entry was posted in Condecoraciones, Uncategorized. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>