Sin respuesta

Ni la mañana fría llena de sol ha podido con el ansia de correr hacia delante. Las preguntas reprimidas durante semanas golpean desde dentro haciendo vibrar el candado metálico que las detiene inseguro. ¿Qué vinimos a hacer aquí? ¿Qué llave perdimos entre las olas de acero y los truenos de claxon? Y de nuevo la misma impresión de muchos meses atrás, de muchos amaneceres inconscientes. Entonces recuerdo su roce suave y pienso que es lo mejor que tenemos y que mientras sea así, seremos felices aunque dejemos tareas en el camino.

This entry was posted in Bombardeos. Bookmark the permalink.

One Response to Sin respuesta

  1. chapu says:

    Qué bien escribes, Elenita.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>