Tú que ya no estás

Esta mañana nos hemos vuelto a separar. Durante unos minutos no quería despertarme, no quería que amaneciera y he cerrado los ojos con tanta fuerza para quedarme contigo que me ha dolido.
Esta noche nos hemos vuelto a encontrar y he recordado lo agradable de abrazarte y la seguridad de estar a tu lado y compartir nuestra amistad. La pena de alejarme de ti me ha roto de nuevo el corazón como hace un año y me ha dejado un sabor tan amargo que ha hecho brotar todas esas lágrimas miles de veces reprimidas.
Un sueño sin sentido con matices de pesadilla se ha convertido en cuento de hadas cuando, no podía ser en otro lugar, una iglesia ha sido testigo de nuestro encuentro. Te he abrazado tan fuerte que he sentido que no nos habías dejado y he sido tan feliz, que tu marcha se ha vuelto a llevar otra parte de mí.
Vuelve a visitarme porque, aunque sólo pueda ser en sueños, siempre te estaré esperando.

This entry was posted in Derrotas, Secretos de Estado. Bookmark the permalink.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>